“Tenemos que comenzar a proyectar qué industria queremos en los próximos años”

Desde Caprove, Sean Scally, remarcó la importancia de atender el corto plazo, al tiempo de comenzar a delinear una visión concreta de cara al futuro del sector.

redaccion@motivar.com.ar

Recientemente designado como presidente de la Cámara Argentina de la Industria de Productos Veterinarios, Sean Scally dialogó con este Periódico MOTIVAR y dejó en claro cuáles serán los principales lineamientos de su primera gestión al frente de la entidad.

Sean Scally

Sean Scally

“El que se inicia es un verdadero desafío en base a la trayectoria no sólo de Caprove, sino también de las empresas que la conforman. En ese marco, abordaremos una serie de acciones con la mirada puesta sobre los potenciales que tiene Argentina como productora de proteínas animales; así como también en ámbitos específicos como lo es la productividad y tenencia responsable de los animales de compañía”, explicó el directivo, resaltando el crecimiento manifestado por este rubro en los últimos años.
Más allá de esto, de reforzar la importancia de trabajar en conjunto con los médicos veterinarios, las entidades que los nuclean y otras ligadas al sector, tales como Senasa, INTA, Ministerio de Agricultura y Ganadería, entre otras, Scally avanzó en su visión sobre lo inmediato.
“Profundizaremos las acciones de difusión y comunicación, no sólo hacia el interior de nuestra Cámara, sino también a la comunidad en general, por medio de los profesionales, resaltando las oportunidades que se nos plantean y las necesidades a cubrir por parte del segmento productivo”, mencionó.

MOTIVAR: ¿Cuál será el objetivo central de su gestión?
Sean Scally: Dejando siempre en claro que los laboratorios que forman parte de Caprove se ajustan a las regulaciones vigentes y que sus productos respetan la calidad exigida por los organismos de control, podemos decir que sin dudas deberemos avanzar hacia una mayor utilización de la tecnología disponible que tenemos en el país. Así y dándole continuidad a las gestiones anteriores, las acciones se orientarán no sólo hacia el rubro ganadero (el cual representa cerca del 50% del negocio total de la industria), sino también hacia los segmentos de animales de compañía, aves y cerdos.
Queda claro, entonces que basados en los bajos niveles de uso de los insumos y servicios que proveemos (tanto en relación al potencial, como a lo que se percibe en otros países), uno de nuestros objetivos centrales será el mayor crecimiento de la industria en su conjunto. No sólo nos focalizaremos en maximizar el uso de los planes sanitarios actuales, sino también –y con el tiempo- de la adaptación y puesta en práctica de nuevas tecnologías.
Dicho esto, también deberemos avanzar en lograr una mejor comunicación y difusión de nuestros objetivos y propuestas con la comunidad en general y hacia el propio interior de nuestra entidad, tal como nuestro “Plan Sanitario Productivo”.
En los últimos años se han realizado campañas demostrando el impacto y la oportunidad que genera la utilización de productos veterinarios, no sólo en la prevención de enfermedades, sino también en la rentabilidad de las diferentes producciones animales. Deberemos profundizar ese camino.

¿Y de cara al futuro?
Sin dudas que debemos, como Cámara, estar atentos al corto plazo pero también comenzar a pensar en cómo proyectar a la industria en los próximos 10 a 15 años. Si bien esto es un verdadero desafío, no podemos desconocer el rol de la Argentina como productor de proteínas y el de los laboratorios como entes proveedores de insumos y servicios centrales en la búsqueda de una mayor productividad. Somos clave en este eslabón de la cadena.
Tenemos que poder imaginarnos una Argentina que, por ejemplo en 10 años, haya logrado un incremento en sus producciones, con mayor eficiencia, incrementando el consumo interno y los saldos exportables… Debemos comenzar a trabajar hoy y aprender del pasado y así estar enfocados en el crecimiento futuro de la industria.

En el corto plazo, el sector ha tenido dos temas centrales que abordar: tiempos de pago y stocks disponibles. ¿Cuál es la situación hoy?
Si bien las empresas que conforman Caprove son independientes a la hora de abordar estos temas, vemos que la situación no ha empeorado en relación a 2013. Más allá de eso, debemos ser conscientes del rol que ocupan todos los actores en el marco de la cadena y no perder de vista que un nivel razonable de stocks es importante para asegurar que la ejecución de los planes sanitarios no se vea interrumpida. Sin desconocer tampoco las variaciones en los costos logísticos, claramente estos niveles tienen que estar acordes a una rotación razonable de los productos.
Y por último: así como los productores deben ser rentables en sus actividades, también debemos poder serlo los representantes del canal comercial de productos veterinarios y sus laboratorios proveedores.
En ese marco, se deberá seguir avanzando en un mayor sinergismo entre las partes a fin de lograr la mayor eficiencia posible y llegar a los clientes en tiempo y forma, asegurando la calidad de nuestros productos.

Uno de los temas a tener en cuenta destacados por usted a fines de 2013 tenía que ver con la necesidad de lograr que los insumos veterinarios no se conviertan en productos financieros. ¿Cree que eso se logró?
Independientemente de las conocidas dificultades macro que vienen sufriendo los productores agropecuarios, las compañías socias de Caprove han confirmado su compromiso en la generación de demanda con personal capacitado en campo para poder, de la mano de los asesores veterinarios, seguir explicando y difundiendo la importancia de búsqueda de productividad a través de la implementación de los planes sanitarios propuestos.
Estamos convencidos que hacerlo es una verdadera inversión.
Dicho esto, percibimos que en la industria de manera general, y en los socios de nuestra Cámara, en particular, una maduración por medio de la cual claramente se está priorizando la rentabilidad de los negocios.
Cualquier decisión que muestre ventajas en el corto plazo pero con impacto negativo en el mediano, no representa un buen negocio para nadie.
Por eso es clave que comprendamos los ciclos productivos de nuestros clientes. No sólo tenemos que incrementar la utilización de los productos, sino también –y de la mano de los veterinarios y las entidades que los nuclean- recomendar las mejores herramientas que hoy están disponibles, así como también las futuras tecnologías que se van a lanzar.

¿Es una preocupación la realidad financiera de las empresas de Caprove?
No, claramente no. Por distintos factores que podríamos atribuir a lo ya mencionado en cuando a una mayor madurez empresarial. De hecho, tampoco percibimos complicaciones en términos de los principales clientes de las empresas, aun habiendo estos pasado momentos difícil en los últimos años.

¿Cómo espera que termine el año?
Las perspectivas son buenas para lo que resta de 2014. Y si bien entendemos la problemática general del productor, seguiremos revalidando las acciones que desde Caprove llevamos adelante en los distintos rubros, intentando reforzar –como se dijo- la difusión en las distintas. Más allá de esto y a nivel general, no estamos percibiendo crecimientos en tornos a las unidades comercializadas, en ninguno de los rubros.

¿De qué manera visualiza el trabajo de la Cámara en 2015?
Debemos seguir liderando los cambios y a la vez ser más proactivos con las propuestas que realizamos, para lo cual será imprescindible seguir contando con el acompañamiento de todos los socios. A la vez, necesitaremos también el apoyo de los médicos veterinarios, en nuestra búsqueda por potenciar los distintos mercados en los cuales participamos. Independientemente de que el marco económico, debemos pensar en un mayor crecimiento de unidades y tecnologías a utilizar dado que el rubro del cual participamos tiene unas muy buenas perspectivas a futuro y debemos estar preparados para aprovecharlas. La inversión en sanidad es clave para la búsqueda de productividad y eficiencia de nuestra producción.

 

Fuente: www.motivar.com.ar

Los comentarios están cerrados.